Sidra

¿Qué es la sidra?

La sidra es una bebida que se produce con el jugo fermentado de la manzana, la fermentación de este jugo de manzana produce la sidra.La graduación de la sidra es baja, que cuenta aproximadamente entre 3% a 8% de alcohol en su composición. Se trata por lo tanto de una bebida alcohólica de agradable consumo debido a su baja graduación alcohólica y su refrescante sabor a manzana que convierten a la sidra en un auténtico placer a la hora de degustar.

La sidra es la bebida más popular de Asturias, lo cierto es que con el paso del tiempo, se ha convertido en un auténtico icono de esta región del norte de España, que puede presumir de contar como emblema con una bebida que gusta a todo el que la prueba. Se trata de una bebida cuyo consumo se remonta a tiempos de los griegos y los romanos, de hecho, los griegos denominaban “sikera” a un vino procedente de la manzana que consumía y los romanos también denominaban “sicera” a un vino con similar procedencia .Por tanto, el origen de la sidra es sin duda una evolución del término utilizado en latín.

Propiedades de la sidra

La sidra es un producto muy saludable, se trata como antes comentamos de una bebida alcohólica de baja graduación por lo que si pretendemos hacer un consumo moderado de alcohol sin duda es una bebida a tener en cuenta, por otro lado las propiedades de la sidra son muchas, tenemos que tener en cuenta que se trata de un producto extraído de forma prácticamente natural de la manzana por lo que estaremos en cierta manera obteniendo beneficios de la manzana.

En lo que al aporte calórico se refiere, tenemos que tener en cuenta que un vaso de sidra que cuente con menos del 3% de alcohol tan solo nos estará aportando unas 30 calorías aproximadamente, tenemos que tener en cuenta el volumen de alcohol para poder hacer un cálculo adecuado de las calorías que nos aporta.

Como anteriormente indicamos, la sidra arrastra en cierta manera los beneficios nutricionales que aporta la manzana, de hecho, cuando bebemos sidra podemos contar con estar recibiendo beneficios de vitaminas como la vitamina C, E y K, también a nivel de minerales podemos contar con potasio, zinc, magnesio, fósforo y sodio. Y también otros nutrientes como antioxidantes naturales que serán un gran apoyo para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Este aporte en antioxidantes convierten a la sidra en un gran aliado a la hora de combatir enfermedades cardiovasculares y enfermedades coronarias, la pectina que nos aporta es muy interesante como elemento de prevención de infartos de miocardio y arteriosclerosis.

¿Cómo hacer sidra?

La sidra parte de la recolección de las manzanas, una vez que éstas se encuentran en el grado adecuado de maduración, se recolectarán para posteriormente pasar al siguiente proceso dentro de la fabricación de la sidra que es la molienda que básicamente consiste en machacar las manzanas para poder posteriormente extraer todo su jugo. A continuación se realiza el prensado de la manzana, gracias a este procedimiento lo que se consigue es extraer el jugo de manzana, se trata de un primer mosto que posteriormente deberá ser fermentado.

Una vez que se ha extraído el mosto, comenzará el proceso de fermentación, se trata de un proceso a través del cual debido a transformaciones bioquímicas del mosto, se van generando diferentes elementos en el mosto entre los cuáles se encuentra el azúcar de alcohol que se produce a partir de la fermentación alcohólica. Toda esta fermentación es la que le va dando cuerpo y sabor al mosto hasta convertirlo en sidra.

A continuación, se procederá al trasiego, que consiste en separar las borras de fermentación de la sidra para que así la sidra sea perfectamente apta para su consumo y se pueda garantizar una adecuada estabilidad tanto física como química y microbiológica de la bebida. Después tan solo queda embotellar el resultante en caso de que resulte óptimo para su embotellado.

La sidra es un producto con muchas particularidades, de hecho, su forma artesanal de producción presenta la problemática de que conserva sus propiedades organolépticas durante poco tiempo, es un producto que de forma artesanal se degrada con rapidez porque no está estabilizado, esto obliga a su consumo rápido. Sin embargo a mediados del siglo XIX aproximadamente, se creó la sidra espumosa a la que se le añadía dióxido de carbono para superar esta problemática.

Hay que tener en cuenta que la presencia del dióxido de carbono es una parte muy importante del procedimiento o ritual del consumo de la sidra ya que en Asturias, la sidra se debe ser servida escanciando, de forma que al verterla en el vaso de sidra hay que elevar la botella por encima de la cabeza para que el carbónico aflore. Su forma de consumo es rápida, de un solo trago y se debe dejar un pequeño sobrante para tirar al suelo, este procedimiento sirve como pequeña limpia de la zona del vaso por donde se ha bebido para poder compartir el vaso con otras personas en caso de que así se esté haciendo y también sirve como parte del ritual del consumo de la sidra.

¿Dónde se consume la sidra?

La sidra es un producto para consumir y disfrutar con amigos, una vez que obtenemos la sidra, después de que ha pasado por el llagar de sidra y ya se ha embotellado, podemos consumirla. La sidrería suele ser el punto habitual de reunión y consumo de la sidra, se trata de establecimientos que vienen usándose desde hace mucho tiempo para el consumo y disfrute de la sidra en un ambiente festivo, con amigos y familiares que disfrutan de la bebida.

Antiguamente eran locales que contaban con serrín en el suelo, hay que tener en cuenta que las particularidades a la hora de servir la sidra, escanciándola, hacen que habitualmente el suelo se llene de sidra, incluso una vez que se bebe el culín de sidra lo normal es tirar un pequeño sobrante, es por ello por lo que este tipo de locales, han evolucionado desde lugares en los que esto era frecuente, y hoy en día lo sigue siendo, a sidrerías en las que se utilizan escanciadores electricos que permiten que no se derrame líquido al suelo y también zonas especialmente habilitadas para escanciar.

Los escanciadores eléctricos se han hecho muy populares por sus diseños originales, como el modelo Isidrin .Para tomar sidra en casa son limpios y cómodos , por lo que se han hecho imprescindibles para los amantes de la sidra.

Escanciando sidra

Hemos comentado brevemente este auténtico ritual, escanciar la sidra es algo fundamental en Asturias y es un elemento claramente diferenciador. Si anteriormente comentábamos que la sidra está presente en muchas regiones del mundo pero en Asturias es, seguramente, donde más protagonismo tiene, es entre otros muchos motivos, por rituales como el de escanciar la sidra. La sidra asturiana debe servirse en un vaso grande de cristal y al verter el líquido en el vaso, la botella de sidra debe sobrepasar la cabeza de la persona que está vertiendo el líquido mientras que el vaso permanece en una posición baja. Se trata de un movimiento en el cual el brazo que sostiene la botella permanece erguido y el que sostiene el vaso inclina ligeramente el vaso para que el líquido rompa al caer contra el vidrio desatando todo el dióxido de carbono y oxigenando de esta forma el producto, dejándolo listo para su consumo.

El escanciado de la sidra es todo un arte y de hecho hay personas que se dedican a ello participando incluso en torneos regionales que se utilizan para promocionar e incentivar el consumo de sidra, el escanciador de sidra domina la técnica a la perfección y conoce exactamente el procedimiento adecuado para disfrutar de una sidra.

También indicamos anteriormente que la sidra no se consume con el vaso lleno, se sirve en pequeñas cantidades, lo que se conoce como un “culín” una pequeña parte de sidra que se bebe normalmente de un solo trago y del que siempre se deja un poco en el vaso para tirarlo por la zona donde se ha bebido. Se trata sin duda de un auténtico ritual que encanta a todos los asturianos y que encantará a todos aquellos que lo vivan por primera vez.

 La sidra y Asturias una historia de amor duradera

Asturias está profundamente vinculada a la sidra, es mucho más que una bebida, sin duda se trata de un elemento cultural importantísimo dentro del sentimiento asturiano, al igual que en otras regiones de España hay bebidas que están indisolublemente ligadas a su forma de vida, en Asturias la sidra es la indiscutible protagonista. Los asturianos viven de forma especial todos los procedimientos y rituales relacionados con la sidra, partiendo desde la recolección de la manzana, la transformación de la manzana en sidra y posteriormente el consumo de la misma siendo escanciada.

Si bien es cierto que se trata de una bebida muy extendida por muchos rincones del mundo debido a que es una bebida que nace de la manzana, un fruto que abunda en muchísimas regiones del planeta, Asturias parece haberse convertido en la capital de la sidra, quedando vinculada a esta bebida de forma mucho más intensa y auténtica que cualquier otra zona del planeta.

La historia de amor entre Asturias y la sidra es la de una larga y duradera relación que parece pasar hoy en día por su mejor momento. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la sidra se pide y se consume por botellas, por eso, como antes comentamos, se trata de una bebida ideal para compartir con amigos, si vamos a Asturias lo normal será que terminemos yéndonos de allí con una caja de sidra para poder degustar y escanciar allá de donde seamos.

Esta historia de amor llega hasta tal punto que en Asturias podemos visitar el museo de la sidra, este fantástico lugar se encuentra en Nava, una población que está a unos 30 kilómetros de Oviedo, para todos aquellos que no conozcan los procesos de producción de la sidra y para aquellos que quieran descubrir mucho más sobre esta apasionante bebida es una visita que no se pueden perder, recomendada al cien por cien y que sin duda les permitirá entrar en contacto con ese sentir especial que hay por la sidra en Asturias.

 La fiesta de la sidra o el Festival de la Sidra de Nava es otro de los eventos más significativos dentro de esta historia de amor entre Asturias y la sidra, esta fiesta se remonta al año 1969 y se trata hoy en día de una de las fiestas más importantes de todo el Principado de Asturias, son miles de personas las que acuden cada año a la fiesta para poder disfrutar de conciertos, catas de sidra y muchísimas actividades culturales relacionadas con Asturias. Se trata de una celebración tan importante y significativa que en 1989 fue declara fiesta de Interés Turístico Nacional. Durante la fiesta tiene lugar la final del Concurso de la mejor Sidra Natural elaborada en Asturias, que busca reconocer a la sidra más prestigiosa de todo Asturias y también tiene lugar el Concurso Internacional de Escanciadores de Sidra, este concurso forma parte del circuito oficial de pruebas del Campeonato Oficial de Escanciadores de Asturias que organiza el Consejo Regulador de la sidra y que permite convertirse en el campeón oficial de escanciadores de sidra natural.

Sidra de Asturias

La sidra en Asturias no es tan solo un fenómeno cultural, sino que a nivel productivo es un elemento realmente importante. Asturias es la primera región española productora de sidra.Hay que tener en cuenta que se producen más de 45 millones de litros de sidra cuya producción se reparte entre los diferentes lagares de la región.

Toda esta producción representa el 80% del total de sidra que se produce en España, esto nos permite hacernos una idea de las dimensiones de la producción de sidra que se hace en Asturias, pero otro dato mucho más significativo del profundo vínculo de la sidra con Asturias, es que de toda esta producción, el 95% se consume también en Asturias.

Sidra Asturiana

La sidra asturiana cuenta con una Denominación de Origen Sidra de Asturias que protege a través del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida “Sidra de Asturias” la sidra producida en Asturias. Se trata de un órgano regulador adscrito a la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales de la Administración del Principado de Asturias y que es el Organismo Oficial que está acreditado para certificar que una sidra se califique como Denominación de Origen “Sidra de Asturias”. Se trata de una importante organización que cuenta con 21 lagares, 271 cosecheros y 605 hectáreas registradas y auditadas, en las que se producen las diferentes variedades de manzana de sidra asturiana que permiten fabricar la sidra. Son 22 las variedades de sidra recogidas en su reglamento y son estas variedades las que auténticamente representan la Sidra Asturiana.

Tipos de sidra

La sidra denominación de origen protegida “Sidra de Asturias, la forman tres tipos de sidra:

  • Sidra natural: Se trata de la sidra tradicional, es la bebida que se produce de la fermentación de la manzana y que se produce de alguna de las 22 variedades de la Denominación de Origen Protegida. Es la forma más tradicional de sidra y la que trata de respetar al máximo el producto en su forma natural. Esta sidra debe servirse escanciando.
  • Sidra natural filtrada: Se trata de la bebida que también se produce a partir de la fermentación de la manzana, pero en este caso solo de 12 de las variedades de la Denominación de Origen protegida, además el líquido se filtra antes de su embotellado. Se puede servir escanciada pero no necesita escanciado.
  • Sidra natural espumosa: Esta sidra contiene un gas endógeno que proviene de la fermentación. Hay dos métodos de elaboración, el método tradicional genera la fermentación en botella y el método granvas genera la fermentación en depósito. Si se genera la fermentación en la botella hay mayores costes de elaboración. Es una sidra artesanal que requiere de una atención mayor que cualquier otra sidra, ya que cada botella sería como una especie de depósito individual, todas las botellas de una cosecha con el mismo tratamiento se conoce como partida de botellas, el método en depósito también está permitido para generar sidra natural espumosa para facilitar el procedimiento.

Hay otros tipos de sidra que no están recogidos por la Denominación de Origen Protegida como la sidra dulce, se trata de la sidra que se produce al exprimir la manzana, se consume habitualmente durante el “amagüestu” que es la fiesta gastronómica en la que se consume esta bebida junto con castañas asadas.

También encontramos al sidra ecológica que se produce a partir de manzanas ecológicas, la sidra de hielo, que se produce partiendo de la recolección de manzanas en estado de congelación, es una sidra muy especial que requiere de sistemas complejos de control de temperatura. Y también nos podemos encontrar con la sidra brut, que se produce siguiendo técnicas de elaboración de champagne y cava tradicionales, usando como materia prima la manzana asturiana, esto lo que genera es una especie de champagne de manzana, un producto curioso y apreciado por muchos.